En Bolivia nadie cree necesario cambiar el modelo económico actual, asegura García Linera

La Paz, 3 abr (ABI).- El vicepresidente Álvaro García Linera aseguró el miércoles por la noche que en la etapa electoral en la que ya se encuentra el país, ningún candidato o sector piensa o cree necesario modificar las características del modelo económico que hoy vive Bolivia y que le otorgan el liderazgo en crecimiento económico del Producto Interno Bruto (PIB) de la región. 

    «En tiempos electorales es cuando surgen desde distintos sectores propuestas, iniciativas, alternativas a la lógica y la organización económica boliviana y cuando uno revisa el debate que ya se está generando desde fines de año y todos estos meses, en las propias declaraciones de los candidatos políticos, está claro que nadie, absolutamente nadie piensa o cree necesario modificar las características del modelo económico», dijo en el acto de presentación de la directiva de la Confederación de Empresarios de Bolivia, en La Paz.  

    Bolivia proyectó un crecimiento económico de 4,5% y una inflación del 4%%, para este año, porcentajes contemplados en el Programa Fiscal Financiero 2019, suscrito entre el Ministerio de Economía y del Banco Central de Bolivia (BCB).

    En esa línea el vicepresidente consideró que la economía nacional llegará a un 6 % de crecimiento gracias a las alianzas que se logren entre el Estado y el sector privado, también, destacó que el modelo económico haya pasado por las cuatro pruebas de verdad en su funcionamiento y que en la actualidad sea la única alternativa, aunque pase por una fase se reajuste. 

    «El hecho de que socialmente no haya surgido algo, un horizonte alternativo al prevaleciente, muestra que lo que hoy se está haciendo es el horizonte temporalmente insuperable de economía y sociedad, podemos decir que el modelo vigente, es el horizonte insuperable de este tiempo», remarcó.

    A su juicio está claro que hoy por hoy, en ningún lado «ni de izquierdas ni de derechas ni de centros ni de arriba ni de abajo se está planteando o se ha visibilizado o se ha imaginado un modelo alternativo».   

    García Linera recordó que el modelo económico vigente en el país ha alcanzado un crecimiento promedio del 4,5 y 5 %, en los últimos años, con una tasa de crecimiento poblacional del 1,2 %, por lo que la tasa de la riqueza a distribuir se mueve en torno al 3,5 y 4 %.

    «Esto hace de este proceso de crecimiento económico no solo el más sostenido en el tiempo, sino el que mayor excedente genera en función a la cantidad de población que existe en el país», enfatizó.

García Linera asegura que el sector privado sabe que el Gobierno toma decisiones para bienestar de los bolivianos

La Paz, 3 abr (ABI).- El vicepresidente Álvaro García Linera aseguró el miércoles por la noche que el empresario privado sabe y está consciente que el Gobierno toma decisiones no para hacer daño a ese sector sino que es para el bienestar de los bolivianos. 

    El segundo del Ejecutivo hizo esa afirmación durante el acto de presentación del nuevo Comité Ejecutivo de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) que se realizó en un céntrico hotel en La Paz. 

    «Hay una nueva relación entre lo público y lo privado al interior de Bolivia, esa es una nueva característica de esta nueva fase, tanto el sector privado sabe que tiene un Gobierno que toma decisiones no para hacer daño, se toma decisiones para buscar el bienestar de la población y el Gobierno sabe que tiene en el sector privado a personas, hombres y mujeres que toman decisiones no para hacer daño al Gobierno sino para generar fuentes de empleo», reflexionó en un acto especial.  

    García Linera recordó que la época republicana de Bolivia estaba marcada por desigualdades y pobreza, que el Estado tenía que buscar los mecanismos para superar las mismas, etapa que poco a poco se va cerrando porque ahora se ha creado un piso mínimo de derechos y de condiciones de vida. 

   «Ahora es posible desarrollar lo que recomendaba el presidente de la Confederación, las potencialidades regionales, cada región tiene una propia potencialidad, resuelta la base mínima de derechos y de necesidades básicas, se puede potenciar», señaló.

    Para el vicepresidente, Bolivia está transitando una nueva fase de un modelo económico que ha aprobado las cuatro pruebas de verdad en su funcionamiento.

    Asimismo, reconoció que hay temas de debate que deben ser analizados entre el Gobierno y el empresariado privado de Bolivia referidos al incremento salarial, impuestos, burocracia y un diálogo directo. 

   Enfatizó que en el tema de la burocracia el empresario tiene en el Gobierno un aliado que busca eliminar esa pérdida de tiempo en la realización de trámites y papeleo y subrayó que el Estado se encuentra en esa batalla.

    «En el tema de política salarial y el tema de impuestos, es un tema viejo que no es nuevo en esta fase, lo arrastramos desde la anterior fase, el sector privado tiene sus argumentos, el sector estatal tiene sus argumentos, y solamente pedimos que sepan entender los argumentos del Estado muchas veces en torno a estos temas, no nos cerramos nunca nos hemos cerrado al diálogo, pero ciertas cosas tienen que ver con la lógica del modelo», precisó. 

    Por su parte el presidente de la CEPB, Luis Barbery, remarcó la necesidad de profundizar la relación público y privado para dinamizar polos de desarrollo regionales. 

    «Aquí el punto clave debe ser el trabajo mancomunado entre el Estado y el sector empresarial privado que puede dar resultados concretos y significativos que Bolivia necesita, los empresarios bolivianos también necesitamos un espacio de diálogo directo para generar polos de desarrollo regionales», puntualizó.