Bolivia contrademanda a Chile y exige soberanía sobre las aguas del Silala

Cambio.- Bolivia cumplió ayer con la presentación de la contramemoria ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y sorprendió, especialmente al ámbito político chileno, con la incorporación de su contrademanda.

El escrito fue presentado a las 13.00 en La Haya (07.00, hora de Bolivia) por el agente Eduardo Rodríguez Veltzé al secretario de la Corte, Philippe Couvreur.

Luego de hacer conocer esa información, el presidente Evo Morales indicó que en la contrademanda se pide a la Corte “que juzgue y declare que Bolivia tiene soberanía sobre los canales artificiales y los mecanismos de drenaje en el Silala, que están ubicados en su territorio, y tiene el derecho soberano a decidir cómo los mantendrá”.

Además le solicita que determine que “Bolivia tiene soberanía sobre el flujo artificial de las aguas del Silala, que ha sido diseñado, mejorado o producido en su territorio, y Chile no tiene derecho a ese flujo artificial”.

“Cualquier entrega de Bolivia a Chile respecto a las aguas del Silala que fluyen artificialmente y las condiciones y modalidades de la misma, incluida la compensación que debe ser pagada por dicha entrega, está sujeta a la celebración de un acuerdo con Bolivia”, remarcó.
Además afirmó que en la contrademanda se ha rechazado con solvencia “que los canales y obras artificiales introducidas en el Silala, y que han alterado el flujo de sus manantiales y han dañado su frágil ecosistema, puedan crear ninguno de los igualmente artificiales derechos que Chile hoy reclama”.

Bolivia tenía plazo hasta el lunes 3 de septiembre para presentar la contramemoria, pero como el documento que fue elaborado por el equipo jurídico nacional e internacional estaba listo, lo presentó el último día de agosto. Desde Chile, Carolina Valdivia, que cumple con la responsabilidad de canciller ante la ausencia de Roberto Ampuero, expresó: “Bolivia confunde, porque se limita a repetir los mismos argumentos que ya conocemos, y aquí lo único nuevo es el nombre de contrademanda. Esto es una contestación de nuestros argumentos y entendemos que se trata de un nuevo guiño electoral del presidente Morales”.

ARGUMENTACIÓN

Sobre la contramemoria, Morales explicó que ésta se apoya en estudios realizados en la zona del Silala, que incluyen investigaciones geológicas, geofísicas, hidráulicas, hidrológicas, hidroquímicas y medioambientales que confirman que el caudal considerable de las aguas de los manantiales del Silala fluyen artificialmente hacia el territorio chileno por las obras de canalización realizadas en el siglo pasado. 

Señaló que incluye argumentos de orden histórico y jurídico, que llevan a solicitar a la CIJ que “desestime y rechace la demanda de Chile, y declare principalmente que las aguas de los manantiales del Silala, a diferencia de lo que demanda Chile, tienen una naturaleza distinta, en virtud de los canales y drenajes artificiales que alteraron su curso”.

“Bolivia en su defensa responde con firmeza a la demanda de la República de Chile, que durante décadas aprovechó, sin compensación alguna, las aguas de los manantiales del Silala, inicialmente concesionadas para el uso de las locomotoras a vapor, pero posteriormente desviadas para usos industriales, especialmente para la minería”, explicó.

Chile demandó a Bolivia en 2016 en procura de que la Corte establezca que el Silala es un curso de agua internacional, que cruza la frontera debido a una pendiente natural y que, como tal, tiene derecho al uso de sus aguas, siguiendo la regla del uso razonable y equitativo, a pesar de que en la actualidad consume casi la totalidad de esos recursos.

El Jefe de Estado manifestó que en la contramemoria y la contrademanda se ha dejado expresa constancia de que se realizan “sin perjuicio de otros reclamos que Bolivia puede formular en relación con el uso en el pasado de las aguas del Silala”.

También subrayó que Bolivia protege la integridad de sus recursos hídricos y los humedales del Silala y, tal como establece la Constitución Política del Estado, “son de carácter estratégico y pertenecen al pueblo, pidiendo en su contrademanda que se respete su soberanía, en el marco del derecho internacional, aplicable también de manera pacífica y ante el tribunal judicial más importante del sistema de las Naciones Unidas”.

Luego de indicar que el pueblo boliviano otorga la mayor importancia al recurso natural del agua, que es vital para la vida, y que es consciente de las crisis por los recursos hídricos, el Presidente mencionó que Bolivia generó iniciativas ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para el reconocimiento del acceso al agua y el saneamiento como un derecho humano.

Asimismo, Morales recordó que el Derecho del Mar establece que “la construcción de islas o instalaciones artificiales no generan ningún derecho soberano al Estado que lo construye. De igual manera, las obras artificiales introducidas en el Silala no han creado ningún derecho para Chile sobre las aguas que por ellas fluyen, y que para colmo son destinadas a la contaminante actividad de la minería”.

El Presidente agradeció al equipo de juristas internacionales de la demanda marítima, que han trabajado en la contrademanda; a los especialistas en derecho internacional del agua y al equipo nacional, que “han logrado materializar esta importante defensa de los intereses del pueblo y la nación boliviana”. 

El canciller Fernando Huanacuni Mamani, en contacto telefónico con radio Patria Nueva, explicó que lo correspondiente ahora es que, así como el Estado boliviano cumplió con los plazos y protocolos establecidos por el máximo tribunal de justicia, apegados a la normativa nacional e internacional, Chile  —al ser contrademandado— deberá presentar su contramemoria de acuerdo con los plazos y requerimientos establecidos por la CIJ.

Argumentó que el Estado Plurinacional de Bolivia cuenta con los argumentos suficientes y necesarios para haber asumido esta determinación. “La historia, las investigaciones y nuestro derecho soberano a las aguas de los manantiales del Silala son elementos suficientes y centrales de nuestra contrademanda”, enfatizó.

“Cualquier uso de las aguas debe estar sujeto a un acuerdo”

El Estado Plurinacional de Bolivia presentó ayer una contrademanda, que es una nueva demanda en contra de la República de Chile, la cual incluye argumentos firmes, contundentes y científicos. De acuerdo con el estatuto y el reglamento de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), ésta puede ser entregada juntamente con la contramemoria, explicó el ministro de Justicia, Héctor Arce Zaconeta.

Arce, que forma parte del equipo jurídico nacional, dijo a los periodistas que el agente ante el principal órgano judicial de las Naciones Unidas, Eduardo Rodríguez Veltzé, presentó la respuesta a la demanda planteada por Chile en 2016.

Mencionó que —tal como dijo el presidente Evo Morales— la respuesta boliviana incluye estudios técnicos, científicos, hidráulicos e hidroquímicos, que fueron realizados durante bastante tiempo y con la máxima responsabilidad por instituciones como el Instituto Danés de Hidrología, reconocido a escala internacional.

“Es una respuesta muy clara, muy contundente y científica, por lo que se pidió una extensión del plazo de dos meses para nutrir nuestra defensa de los elementos técnicos y científicos necesarios”, apuntó el titular de Justicia.

ARGUMENTOS 

Bolivia basa su defensa y la demanda en argumentos fundamentales —explicó Arce— de que tiene soberanía plena sobre los canales artificiales que han sido construidos y transportan los manantiales que están en territorio boliviano hacia la República de Chile.
“Bolivia tiene soberanía plena sobre los recursos hídricos de los canales, y cualquier uso que pueda hacer el vecino país está sujeto a un acuerdo con el Estado Plurinacional de Bolivia”, remarcó.

TRES PUNTOS

Arce precisó que la contrademanda boliviana tiene tres puntos principales. En primer lugar, Bolivia tiene soberanía plena sobre los canales que transportan el agua hacia Chile y tiene el derecho a disponer, por tanto se pide a la Corte que declare que Bolivia tiene el derecho a disponer su continuidad o discontinuidad.

El segundo elemento es que Bolivia tiene soberanía plena sobre las aguas que artificialmente fluyen por los canales hacia la República de Chile, y el tercero es que cualquier acuerdo y uso de los manantiales debe basarse en un acuerdo con Bolivia.

En ese contexto, según la autoridad gubernamental, Chile debe responder a la nueva demanda boliviana. “Nosotros nos pronunciaremos nuevamente y se abrirá un nuevo procedimiento”.

El Ministro de Justicia reiteró que el país utiliza, una vez más, el derecho internacional bajo la premisa “pacifista que defiende sus derechos con las razones, que es lo que debe prevalecer antes que cualquier otro argumento”.

ANTECEDENTES

Chile demandó a Bolivia en 2016 en la Corte Internacional de Justicia, y el 3 de julio de 2017 presentó su memoria en busca de que la Corte juzgue y declare que el Silala es un curso de agua internacional y que, como tal, tiene derecho al uso equitativo y razonable de éste.

Bolivia debía presentar su contramemoria el 3 de julio de este año, pero solicitó una prórroga, por lo que la entrega tenía que efectuarse el lunes 3 de septiembre; sin embargo, dado que tenía toda la documentación lista, se adelantó unos días.

En la CIJ además está radicada la demanda marítima, y luego de los alegatos orales, que se llevaron adelante en marzo, se espera que el máximo tribunal de justicia de las Naciones Unidas emita su fallo en el curso de este año.

Bolivia pide a la Corte que declare que Chile está obligado a negociar, de buena fe y en un plazo establecido, un acuerdo que permita a los bolivianos recuperar su acceso soberano al océano Pacífico a partir de los compromisos asumidos por varios gobiernos chilenos.