Bolivia está entre los tres países con mayor presencia parlamentaria femenina

EFE.- La ONU y varias líderes internacionales urgieron este martes a todo el mundo a multiplicar la presencia de mujeres en política, advirtiendo de que al ritmo actual hará falta más de cien años para lograr la igualdad.
La organización reunió en Nueva York a jefas de Estado y de Gobierno de distintos países para, con su ejemplo, tratar de dar un empujón a la participación política de la mujer, que sigue atascada en buena parte del planeta.
En el ámbito parlamentario, la presencia media de mujeres es inferior al 25 por ciento a escala global y únicamente tres países (Ruanda, Cuba y Bolivia) tienen a más mujeres que hombres entre sus legisladores. 
«Necesitamos más mujeres en la política, y de todas las edades, desde los movimientos de base hasta las más altas esferas gubernamentales», recalcó la presidenta de la Asamblea General de Naciones Unidas, María Fernanda Espinosa.
La diplomática ecuatoriana, organizadora de la reunión «Mujeres en el Poder», defendió la necesidad de «pasar de la retórica a la acción» para garantizar la presencia femenina en los puestos de toma de decisiones y para asegurar que la voz de las mujeres sea escuchada.
Espinosa animó a todas las líderes a trasladar a las mujeres un mensaje claro: «No teman. Participen en la política. Disputen los espacios que les corresponden. Rompan las barreras del silencio, de la discriminación».
«Nuestro aporte es decisivo para la construcción de sociedades más humanas y más justas, para la conducción de nuestras naciones. Les invito a soñar en un futuro de igualdad entre mujeres y hombres, pero, sobre todo, les invito a trabajar para alcanzarlo», insistió.
En la cita de hoy estuvieron presentes las presidentas de Lituania, Nepal, Trinidad y Tobago, Croacia y Estonia, la mitad de las diez jefas de Estado que hay actualmente en el mundo.
Junto a ellas, participaron también dirigentes como la primera ministra de Islandia, Katrín Jakobsdóttir; las vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez; o la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.
Todas ellas compartieron sus experiencias en el poder y opinaron sobre las mejores fórmulas para reforzar la participación política de la mujer, insistiendo en que ello requiere el compromiso de toda la sociedad.
En ese sentido, Ramírez subrayó que es necesario preparar a más mujeres, ya desde niñas, para que puedan asumir más puestos de liderazgo en los sectores público y privado.
«El liderazgo femenino no viene con el ADN. El liderazgo femenino hay que impulsarlo, el liderazgo femenino hay que desarrollarlo. En esto, las madres y las educadoras tenemos un papel fundamental», señaló la vicepresidenta colombiana.
El secretario general de la ONU, António Guterres, hizo por su parte un apasionado alegato de la paridad de género en las instituciones, uno de los objetivos con los que llegó al cargo y que ya ha cumplido en Naciones Unidas.
«Necesitamos la paridad para cambiar las relaciones de poder en las sociedades y que la igualdad de género sea una realidad», subrayó.
Pese a progresos en los últimos años, la mujer sigue estando muy poco representada en las instituciones políticas alrededor del mundo, tal y como ilustran los últimos datos facilitados hoy por ONU Mujeres y la Unión Interparlamentaria (UIP).
De 193 países miembros de Naciones Unidas, únicamente hay diez jefas de Estado y diez jefas de Gobierno, mientras que solo uno de cada cinco ministerios a nivel global están encabezados por mujeres.
Las diferencias entre países son enormes en este ámbito, con algunos como España donde las mujeres son una clara mayoría en el Ejecutivo, con once ministras frente a seis ministros.
Junto a España, otros ocho Estados tienes Gobiernos paritarios o con más mujeres que hombres, entre ellos Colombia, Costa Rica o Francia.
En el otro extremo, más de una decena de países no tiene a ninguna mujer en sus gabinetes.

BOLIVIA DESTACA EN LA ONU LOS AVANCES EN IGUALDAD DE GÉNERO

La 63 sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, en la ONU.
Foto: ABI

Redacción central / Cambio.- El Estado Plurinacional de Bolivia expuso ayer en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) los avances en igualdad de género que permitieron, entre otros aspectos, una mayor participación política de las mujeres.

La exposición fue realizada por la presidenta de la Cámara de Senadores, Adriana Salvatierra, en la 63 sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer.

“En Bolivia hemos tenido grandes avances en materia de igualdad de género”, dijo Salvatierra en el inicio de su intervención.

Para mostrar los contrastes entre la otrora República y el actual Estado Plurinacional de Bolivia, Salvatierra refirió que cuando el país nació a la vida independiente, en 1825, su norma constitutiva fue firmada “por 48 varones”.

Y esa República nació en el continente con un 60% de población pobre y con el 37% en condición de extrema pobreza, por cuya razón solo los varones podían estudiar. Sin embargo, dijo, “en 2005 la historia de mi país dio un giro histórico: los movimientos sociales, indígenas, campesinos, trabajadores, mujeres, jóvenes, bajo el liderazgo del presidente Evo Morales, iniciamos una Revolución Democrática y Cultural que tiene tres pilares: soberanía, inclusión y democratización”.

En el marco de la soberanía, refirió que la nacionalización de los recursos naturales y de las empresas estratégicas permitió un proceso de industrialización, lo cual contribuyó a multiplicar más de cuatro veces el producto Interno Bruto (PIB), pasando de 9.000 millones de dólares a 40.885 millones de dólares.

En el marco de la inclusión, comentó que se incorporaron en la Constitución Política del Estados, vigente desde el año 2009, los principios de paridad y equidad de género, lo cual posibilitó pasar del 18% (2005) al 51% (2014) en la presencia de mujeres en la Asamblea y que ella, con 29 años, asuma la presidencia del Senado.

En cuanto a la democratización, dijo que se dio importantes avances en la reducción de las asimetrías. Por ejemplo, se redujo la pobreza del 60% al 35%, y la pobreza extrema del 37% al 15,5%. Entre 2005 y 2018, la esperanza de vida de las mujeres aumentó de 66 a 77 años, la democratización del acceso a la tierra alcanzó al 45,6% de los títulos agrarios en favor de este grupo, y en educación se multiplicó el número de mujeres licenciadas, que pasó de 8.000 a 16 mil.

También se implementó el Bono Juana Azurduy, con lo que se logró que nueve de cada 10 mujeres en Bolivia accedan a atención hospitalaria en el parto.

“Por estos avances, de acuerdo con el Índice de Brecha de Género trabajado por el Foro Económico Mundial, Bolivia se encuentra en el puesto 17 de países en donde las oportunidades y los recursos se distribuyen de forma más ecuánime entre ambos géneros”, afirmó Salvatierra.

Identificó como una tarea pendiente la lucha contra la violencia y propuso a la comunidad internacional los desafíos de consolidar una “democracia paritaria, (impulsar) normas contra el acoso y violencia política a la mujer, y leyes que promuevan el acceso equitativo a la tierra”.