Bolivia lanzará segundo satélite de telecomunicaciones en 2021

La Paz, 7 jun (Sputnik).- Bolivia lanzará su segundo satélite de telecomunicaciones en 2021, en un proyecto clave para alcanzar la meta de internet y televisión para todos, dijo este jueves a Sputnik el director de la Agencia Boliviana Espacial (ABE) Iván Zambrana.

“El nuevo satélite va a tener casi 10 veces la capacidad de ancho de banda del actual y un costo menor porque ya tenemos cosas como la estación de control y la capacitación técnica”, dijo Zambrana a esta agencia durante una visita a la estación terrena de control satelital.

La estación, ubicada a 4.000 metros de altura sobre el nivel del mar y en el caserío de Amachuma, suburbio de la ciudad altiplánica de El Alto, tiene capacidad para controlar simultáneamente dos o más satélites, aseguró Zambrana.

La base, un moderno edificio de vidrio y concreto al lado de media docena de antenas parabólicas que se destaca en un vecindario empobrecido, fue construida como parte del proyecto del primer satélite boliviano de telecomunicaciones, llamado Túpac Katari en honor de un caudillo indígena del siglo XVIII.

Con tecnología y un crédito chino de 300 millones de dólares, ese satélite lanzado en 2013 tiene ya un 70 por ciento de ocupación, principalmente por firmas locales de telecomunicaciones que llevan telefonía, televisión e internet a regiones bolivianas inaccesibles por redes terrestres.

El segundo satélite será “mucho más potente”, costará unos 100 millones de dólares menos que el primero y estará dotado de “tecnología de punta para brindar mayores prestaciones”, dijo el director de la ABE.

Zambrana destacó que su diseño está a cargo en gran parte de técnicos bolivianos que fueron capacitados en China como parte del proyecto Túpac Katari, aunque esto no garantiza que la construcción y el lanzamiento del sistema se hagan de nuevo en China.

“La posibilidad de que no sea chino está abierta, todo está en proceso de definición, de negociación, y esperamos que el segundo satélite se lance en 2021, a más tardar en 2022”, explicó.

Zambrana explicó que el actual satélite “está quedando chico” para la demanda de un país como Bolivia, con 11 millones de habitantes de los cuales un tercio viven en áreas rurales a las que, por razones técnicas y económicas, no llegan las redes de microondas y fibra óptica.

El director de la ABE señaló que el plan boliviano es tener a partir de 2021 dos satélites de telecomunicaciones en funcionamiento simultáneo, proyectando inclusive el lanzamiento de un tercero en 2028 o 2029, para sustituir al Túpac Katari que para entonces habrá completado su vida útil.

“Eso permitirá lograr la meta de la Agenda Patriótica (plan multianual de gobierno), que establece que para el 2025, año del Bicentenario de Bolivia, haya en el país acceso universal de alta calidad a telefonía e internet”, apuntó.

Actualmente, el 80 por ciento de los bolivianos tienen telefonía y el 65 por ciento acceden a internet, aunque en este último caso la velocidad y el costo todavía no son plenamente satisfactorios, según Zambrana, quien citó datos de una reciente encuesta nacional.

“El segundo satélite va a contribuir a lograr la meta de 100 por ciento de telefonía e internet en 2025, pero no hay una solución única y completa, intervienen otros factores y operadores”, advirtió, en referencia al desarrollo simultáneo de redes terrestres, a cargo fundamentalmente de la también estatal Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel).

En esa misma perspectiva, Entel ha iniciado recientemente las obras para el tendido de un enlace directo de la mediterránea Bolivia con cables submarinos que pasan cerca de la costa del sur de Perú, sobre el océano Pacífico.

En el caso de la televisión, precisó Zambrana, la meta de universalidad ya fue alcanzada con el actual satélite, que permite bajar sin costo de tarifa las señales de redes nacionales con equipos sencillos que cuestan unos 50 dólares en el mercado local.

El ejecutivo no ocultó su orgullo al afirmar que el satélite ha puesto a Bolivia en una situación de “liderazgo tecnológico” hasta hace poco inimaginable para uno de los países más pobres del continente.

“Éste es posiblemente el mayor logro tecnológico boliviano, que muy pronto se complementará con la industria de baterías de litio en el salar de Uyuni y la planta nuclear que Rusia construirá en El Alto”, resumió.

Bolivia es uno de los cuatro países sudamericanos con satélites propios de telecomunicaciones (los otros son Argentina, Brasil y Venezuela) y uno de los 50 en todo el mundo en tal condición. (Sputnik).

Satélite boliviano genera 12 millones de dólares en primer semestre