Canciller boliviano pide a EuroLat trabajo cooperativo por un futuro de bienestar común y en armonía con la Madre Tierra

Santa Cruz de la Sierra, 28 feb (ABI).- El canciller Diego Pary pidió el jueves, en la sesión extraordinaria de la Asamblea Euro-Latinoamericana (EuroLat) que se celebra en Bolivia, un trabajo cooperativo con el horizonte puesto en un futuro de bienestar común y en armonía con la Madre Tierra.

    «Bolivia tiene una profunda vocación integracionista. Venimos de un país muy rico en culturas y civilizaciones ancestrales originarias, por ello impulsamos la diplomacia de los pueblos que tiene su base en el paradigma del vivir bien (…), que promueven el diálogo la cooperación, la solidaridad, la negociación, la complementariedad (…), principios fundamentales que convocan a trabajar cooperativamente hacia un horizonte común de futuro para el bienestar de nuestros pueblos», dijo.

    La exposición del jefe de la diplomacia boliviana se realizó ante parlamentarios europeos y latinoamericanos que asistieron a la sesión extraordinaria de la Comisión de Asuntos Políticos, Seguridad y Derechos Humanos de la EuroLat que se realizó en el centro de convenciones Fexpocruz.

    «Buscamos la solidaridad del hombre con el hombre, de los seres humanos con los seres humanos, pero de la misma manera la complementariedad con la naturaleza, con la Madre Tierra», complementó Pary, el diplomático de origen quechua.

    Los diálogos de EuroLat para impulsar un nuevo multilateralismo tuvieron eco en Bolivia, cuyo Gobierno socialista defiende la soberanía y la diplomacia de los pueblos, la solidaridad y la complementariedad entre países, sin condicionamientos ni políticas injerencistas.

    «La cooperación es beneficiosa para ambas regiones sobre la base del respeto a los principios consagrados en la Carta de la Naciones Unidas, la defensa de la igualdad soberana de Estados, respeto a su soberanía, integridad territorial y su independencia política», sustentó Pary.

    En su intervención, el canciller también condenó las amenazas y al uso de la fuerza para resolver los problemas de los Estados, en clara alusión al gobierno de Estados Unidos que no desechó la posibilidad de una intervención militar para resolver la crisis política en Venezuela.

    «Reafirmamos nuestra predisposición a abordar de manera coordinada  las complejas situaciones que nos presenta el actual escenario internacional. Es importante continuar con el diálogo político conjunto, fortalecer el multilateralismo frente a las acciones de los países hegemónicos que privilegian el unilateralismo. Es tarea de todos defender y fortalecer el multilateralismo», concluyó.