Cancillería boliviana fue escenario de la conferencia: “Los Alcances del Pacto Mundial Sobre la Migración en la región”

PRENSA CANCILLERIA.- Este miércoles 27 de marzo, en horas de la mañana, en el Salón Tiwanaku de la Cancillería, se desarrolló la Conferencia Internacional sobre “Los Alcances del Pacto Mundial sobre Migración en la Región”, a cargo del Director Regional Internacional para las Migraciones, Diego Beltránd.

En el evento participaron el Ministro de Relaciones Exteriores, Diego Pary Rodríguez; los Viceministros; Raúl Castro Cuellar, Benjamín Blanco, Martin Bazurco; el Coordinador Residente de las Naciones Unidas, Mauricio Ramírez, e invitados especiales.

Al inicio de su alocución el Canciller, destacó que, “Si hay un mensaje que resume la posición boliviana, es que para los bolivianos, la migración es un derecho, no podemos criminalizar la migración”, exhortó a tiempo de recordar que, “a finales de 2018, un total de 164 países firmaron el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, documento no vinculante pero de amplio alcance, que constituye un acuerdo de referencia para todos los países del mundo, que permite abordar la migración internacional”, afirmó.

A su tiempo, el Viceministro de Gestión Institucional y Consular, Raúl Castro Cuellar, destacó que el Conferencista Beltrand, es uno de los fervientes impulsores de la Conferencia Sudarmericana sobre Migraciones, como una entidad regional que reflexiona en sus sesiones plenarias, sobre la problemática de la migración y distintos aspectos relacionados a la migración. Asimismo, destacó  “la necesidad de ampliar nuestro horizonte, de tal manera que nos permita mirar el enfoque de la migración, a partir de la adopción del Pacto Mundial de la Migración, como una ruta trazada en el nivel multilateral por Bolivia”.

Haciendo mención a la reunión previa sostenida con el Director Regional de OIM, Pary reflexionó sobre la migración en países como, Estados Unidos, asegurando que “un día sin los migrantes y podríamos percibir cuanto afecta su economía y realmente cuantos servicios y cuantos trabajos quedarían paralizados. Esta es una muestra, de cuanto contribuyen los migrantes en todos los países, pero que muchas veces se intenta invisibilizar y muy poco se valora esta contribución”, aseveró.

Beltrand, en una recapitulación de los antecedentes que sucedieron para lograr una posición consolidada como América del Sur y su desenlace en el Pacto Mundial sobre Migración, indicó que “América del Sur es una región prolífica en iniciativas, interés y en beneficios alrededor de las políticas migratorias, una región donde muchos de sus países se beneficiaron extraordinariamente e incluso establecieron y terminaron de conformar su identidad nacional a través de la incorporación de los flujos migratorios, en un sentido la integración, el pluralismo cultural e interculturalidad”.

El Conferencista, entre muchos puntos centrales, destacó los distintos y diversos motivos que empujan a los ciudadanos del mundo a migrar, ya sea por razones familiares de salud, conflictos u otros. Destacó también la participación de Bolivia, preciándose de haber participado de la Conferencia Mundial de los Pueblos “Por un mundo sin muros hacia la Ciudadanía  Universal”, hecho que de alguna manera impulsó a Bolivia a ir modernizando su normativa, con una mirada para beneficiar a sus connacionales desde afuera.

“Los objetivos de Desarrollo del milenio y a agenda 20-30, también son un identificador importante para la adopción del Pacto”, destacó Beltrand, por lo que se debe fortalecer las “estrategias y alianzas” entre los países, en el marco del multilateralismo y la obligatoriedad, para trabajar “con todos y entre todos”, tanto para los que se suscribieron al Pacto, como para los que no lo hicieron, remarcó, convocando a todos los Estados a sumar esfuerzos en común, sobre este tema.

América del Sur y sus organizaciones, desde todo punto de vista prestaron una atención especial al tema migratorio, logrando desarrollar propuestas que son modelos de buenas prácticas dignas de ser replicadas en todo el mundo. La Comunidad Andina fue una de las primeras que impulso avances en la normativa sobre migraciones. Le sigue el MERCOSUR, con la aprobación del acuerdo de residencia del MERCOSUR.

La Misión de la OIM en Bolivia, identifica explícitamente los valores y el compromiso de la Organización con el hecho migratorio y sus particularidades en Bolivia, por lo que ha delineado un marco de acción en 5 áreas estratégicas: la regulación de la migración, migración facilitada, migración forzada, migración y desarrollo, además de políticas públicas e investigación.

La Paz, 27 de marzo de 2019.