Encarcelan a los autores de la sexta violación grupal en Santa Cruz

Por Guider Arancibia Guillén/EL DEBER.- Tres hombres, mayores de edad, fueron enviados a la cárcel de Palmasola y dos menores, al Centro Nueva Vida Santa Cruz, (Cenvicruz), involucrados en la sexta violación grupal registrada en lo que va de este año en el departamento cruceño.

Bisito y Guapurú son las comunidades cerca de Cotoca donde según las investigaciones de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) y la Fiscalía, a la cabeza de José Parra, una menor de 15 años fue llevada para ser ultrajada sexualmente.

La mañana del sábado alumnos y profesores de una escuela de la zona encontraron caminando a la adolescente en medio del monte por la comunidad de Bisito.

La menor estaba de sandalias, semidesnuda y desorientada. Los alumnos y profesores dieron la voz de alerta al corregidor y éste llevó a la víctima a su casa para reencontrarse con sus familiares y sentar la denuncia.

Los mayores enviados a la cárcel de Palmasola son Medardo Rodríguez Flores, Abraham Siporro Méndez y Nelson Ramos Domínguez. Según las pesquisas todo empezó el viernes, cuando Medardo se comunicó vía chat de Facebook con la menor para concretar una cita entre ambos. La cita se concretó a las 20:00 en la plaza de Cotoca, donde también llegó otro amigo de Medardo.

Luego se fueron en motocicleta a un local, una rocola, donde llegaron los otros implicados y empezaron a beber. La bebida se estaba acabando y fueron a comprar gaseosas y alcohol en frascos.

La menor ya presentaba signos de inconsciencia por la bebida, por lo que Medardo la subió a la motocicleta con el cuento de ir a comprar más bebida. Sin embargo, en el trayecto y cerca de un cementerio detuvo la moto, la bajó y la violó.

Luego, Medardo retornó al lugar donde estaban sus amigos, dejó a la menor y les encargó que la lleven a su casa, pero al verla desvanecida por la bebida, estos la llevaron por la zona a una tejería y también abusaron de ella.

Hallan todas las evidencias

En una entrevista sicológica, la menor relata que primero se encontró con su amigo, al que conoce como ‘Ricardo de la muerte’, pero en realidad es Medardo Rodríguez. Recuerda que él la llevó primero a un lugar oscuro y despoblado, donde junto a los otros le dan bebidas alcohólicas.

“Solo recuerdo que desperté de madrugada con mi ropa toda rota, me obligaron otra vez a beber y me violaron”, dijo.

La Fiscalía convocó a la forense Verónica Justiniano, que practicó el examen y certificó evidentes signos de ultraje sexual. Además certifica lesiones, escoriaciones recientes en el cuello, el tórax y otras partes del cuerpo.

La Fiscalía y la Policía inspeccionaron el escenario del suceso y lograron colectar envases plásticos de gaseosas, alcohol y otros. Asimismo, se encontró prendas de vestir íntimas, una calza de color azul y otras de la víctima que fueron reconocidas por su madre. El abogado Reinaldo Maturano, que defiende a uno de los menores, dijo que su cliente no tiene nada que ver con el caso. El imputado Nelson Ramos habló ante el juez José Rojas y dijo que no tocó a la menor.

El juzgador ordenó la prisión de los tres mayores en Palmasola, mientras que la jueza de la Ni- ñez, Carmen Vargas, mandó a Cenvicruz a los menores.