Evo destaca los valores culturales de la Pinkillada de Macha, en el norte potosino

Por José Guzmán/Cambio Digital.- El presidente Evo Morales destacó hoy la organización de la IV versión del Festival de la Pinkillada que revaloriza la danza, música y vestimenta originaria del departamento del Norte de Potosí, que esta tarde se inició en el pueblo de Festival de la Pinkillada, en la provincia Chayanta.

“Son nuestras músicas milenarias y dentro de nuestra revolución cultural, tenemos que seguir recuperándolas. Yo cuando entré a la presidencia no conocía, pero luego escuche y me encantó. Nuestras vestimentas, nuestras danzas, los colores, realmente es una maravilla la riqueza cultural que tenemos en nuestra querida Bolivia”, expresó el Jefe de Estado en la inauguración del evento cultural.

El festival se caracteriza por la interpretación del piquillo, un instrumento aerófono, similar a la flauta, que emite melodías dedicas a los frutos que otorga la Madre Tierra. Cada año, los norte potosinos realizan esta actividad para agradecer la buena producción agrícola y abundancia en la crianza de animales.

La pinkillada que fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial del Estado Plurinacional de Bolivia mediante la Ley 780 del 24 de enero de 2016.

 “En tiempos de colonia, nuestros antepasados luchaban tocando nuestra música para pedir paz, no queremos intervención, no queremos dominación, respeto a nuestra identidad, eso significa. Vamos a seguir organizado esta clase de entradas de nuestra música autóctona milenaria originaria con nuestra vestimenta. El mundo tiene que conocer nuestra cultura”, expresó Morales, quien también participó de la entrada ataviado con la vestimenta típica.

A Macha llegaron músicos y danzarines de 14 municipios de las cinco provincias del departamento de Potosí: Charcas, General Bilbao Rioja, Alonso de Ibáñez, Chayanta y Bustillos.

Presidente destaca la Pinkillada como bandera de rebelión y descolonización indígena

Macha, BOLIVIA, 22 feb (ABI).- El presidente Evo Morales participó el viernes en el IV Festival de la Pinkillada que tuvo como escenario la localidad andina de Macha, en el norte de Potosí, donde el mandatario destacó esa música y danza originaria autóctona como bandera de rebelión y descolonización de los pueblos indígenas.

    En época de lluvia y del florecimiento de los nuevos productos agrícolas, los habitantes quechuas del norte Potosí agradecen a la Madre Tierra (Pachamama) con su danza y música interpretada con pinquillos hechos de madera y cañahueca.

    Los ayllus quechuas del norte de Potosí también hacen flamear banderas blancas durante esa celebración. «En tiempos de colonia nuestros antepasados luchaban con nuestra música pidiendo paz, no queremos intervención, no queremos dominación, respeto a nuestra identidad, eso significa», dijo Morales al inaugurar ese evento.

    En su discurso, el mandatario refirió que antes los imperios planificaron la desaparición del movimiento indígena que logró -dijo- hacer prevalecer su rebelión a la cabeza de líderes como Tomás Katari y al compás de la Pinkillada «por la descolonización».

    El festival de la Pinkillada, declarada Patrimonio Cultural Inmaterial del Estado Plurinacional de Bolivia en 2016, fue transmitido por la televisión estatal a nivel nacional y también a otros países del mundo.

    «Son nuestras músicas milenarias y dentro de nuestra revolución cultural tenesmo que seguir recuperando (…). Lo que no conocíamos, ahora estamos conociendo (…). Vamos a seguir organizado esta clase de entradas de nuestra música autóctona milenaria originaria con nuestra vestimenta», remarcó Morales.