Ministro de Hidrocarburos advierte que candidatos opositores subirán tarifas de gasolina, diésel y gas

Cambio-ABI.- De aplicarse la iniciativa de privatizar, cambiar el régimen fiscal o incentivar las inversiones dentro del área hidrocarburífera —propuestas realizadas por las agrupaciones políticas de oposición como Comunidad Ciudadana (CC), Bolivia Dice No y Unidad Cívica Solidaridad (UCS)—, Bolivia retrocedería en sus políticas energéticas, lo que provocaría un inmediato incremento en los precios de la gasolina, el diésel y el gas natural vehicular (GNV). 

El análisis fue realizado ayer por el ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez, durante su entrevista con el programa El pueblo es noticia, en el que se refirió a los programas de gobierno presentados por los partidos opositores en carrera electoral sobre la administración de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). 

“Cuando ellos dicen que van a revisar, privatizar, cambiar el régimen fiscal, incentivar las inversiones, es que todas o algunas partes de la cadena serán manejadas por los privados; al manejar por privados, obviamente ellos necesitan grandes utilidades, y esto qué significa, que no van a tener el control total de los hidrocarburos”, señaló.

“No tendremos capacidad real del costo de producción, almacenamiento, transporte o refinación, lo que trae como consecuencia que no se pueda mantener el precio de la gasolina especial en Bs 3,74 (el litro), del diésel en 3,72, del GNV en 1,76. Todo eso hará que los precios de los combustibles se nivelen al valor internacional”, agregó. 

A esto se suma que Bolivia Dice No y UCS no están de acuerdo con la subvención de estos recursos energéticos, por lo que la nivelación al precio internacional significaría que el precio del litro de gasolina y diésel, por ejemplo, subiría de su costo hasta Bs 7 por litro, casi el doble de la tarifa actual. 

El plan de gobierno del candidato presidencial de CC y exvicepresidente de Gonzalo Sánchez de Lozada, Carlos de Mesa, que puede ser descargado de la página www.oep.org.bo, señala en su punto dos: “Realizaremos profundas reformas en el sistema de justicia y Policía, así como en instancias que ejecutan la mayor parte de la inversión pública, YPFB, ENDE y ABC”. Más adelante indica: “Liberaremos la empresa nacional de los políticos y grupos corporativos que la controlan”.

Bolivia Dice No, cuya candidatura recae sobre Óscar Ortiz, actual senador de Unidad Demócrata, indica: “Rescatar YPFB de su actual captura política y puesta al servicio del interés nacional, mediante un proceso de reingeniería y corporativización, siguiendo el ejemplo de otras empresas estatales en el mundo que han llevado a cabo procesos exitosos de reforma empresarial”.

Por otro lado, el plan del presidenciable de UCS y exvicepresidente de Gonzalo Sánchez de Lozada en su primera gestión, Víctor Hugo Cárdenas, manifiesta que “se analizará la subvención a los combustibles porque beneficia en mayor proporción a los grandes consumidores industriales en desmedro de la gran mayoría de la ciudadanía”, siendo que esta subvención de parte del Gobierno permite mantener el precio del combustible en Bs 3,74 el litro.

Retornar al pasado

Detrás de estas propuestas, afirmó Sánchez, está el interés de volver al anterior modelo económico de privatización de las empresas estatales más importantes del país. Una de las primeras medidas asumidas por el presidente Evo Morales fue nacionalizar los hidrocarburos cambiando el régimen impositivo a las empresas internacionales, de tal manera que del 100% de ganancias por la explotación de estos energéticos, 82% se quede para el país y el 18% para las empresas extranjeras.

“Este modelo es exitoso, mayores inversiones, producción, pero (los candidatos) en su propuesta dicen que van a modificar el régimen impositivo, no están de acuerdo con la industrialización y dudan de la propiedad de los hidrocarburos”, cuestionó el ministro, quien explicó que la oposición desea volver a la vieja fórmula del 18% para el país y 82% para las internacionales o, por último, llegar a un 50-50, como fue la propuesta realizada por Samuel Doria Medina en el anterior proceso electoral. 

En los últimos 13 años, el negocio de los hidrocarburos redituó 55 mil millones de dólares, de los cuales 38 mil millones fue para el Estado y 9.000 millones de dólares para las operadoras, el resto para el pago de servicios. Esa cifra, dijo, supera de lejos a la del período 1992-2005, durante los gobiernos neoliberales, que llegó apenas a $us 3.400 millones.

Otro dato es que la corporación petrolera estatal, contando con sus reservas de gas, es una empresa que vale cerca de $us 90 mil millones, mientras que en la época de privatización, en la que los candidatos como De Mesa y Cárdenas gobernaban el país, no solo se vendió la estatal por unos $us 1.600 millones, sino que se la regaló a los inversionistas extranjeros. 

“Con ese concepto, él (Carlos de Mesa) tiene como propuesta para el sector de hidrocarburos, que es un sector estratégico, volver a capitalizar, privatizar YPFB, una empresa tan grande que nos ha costado muchísimo tiempo trabajarla”, acotó. 

La inversión entre 2006 y 2018 se consolidó en $us 14.100 millones frente a los 5.500 millones que se invirtieron entre 1992 y 2005 por las empresas privadas. En exploración son $us 8.900 millones frente a solo 3.700 millones.

En cuanto a reservas de gas, señaló que en la actualidad se tienen 10,7 TCF, tomando en cuenta que en 13 años se gastaron cerca de 10 TCF; por tanto, se repuso y se logró un incremento, lo que es “excelente” en términos de gerencia y administración.

Sánchez: Opositores buscan modificar la actual política gasífera

El sábado, el presidente Evo Morales y candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS) a las elecciones generales del 20 de octubre, dijo que esta semana se activará una estrategia para rebatir los programas de gobierno que la oposición presentó ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

El ministro Luis Alberto Sánchez en una fotografía de archivo de La Razón

El ministro Luis Alberto Sánchez en una fotografía de archivo de La Razón

La RazónYuri Flores La Paz.- El Gobierno afirmó ayer que los candidatos de oposición que participarán en los comicios del 20 de octubre pretenden modificar la actual política de hidrocarburos que aplicó el MAS a partir de la nacionalización de estos recursos naturales en 2006.

Una de las propuestas de los candidatos de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa; Bolivia Dice No (BDN), Óscar Ortiz; y de Unidad Cívica Solidaridad (UCS), Víctor Hugo Cárdenas, es el modificar el régimen impositivo en el sector de los hidrocarburos que actualmente es del 18% para las empresas petroleras privadas extranjeras y el 82% para el Estado.

“Este modelo es exitoso, mayores inversiones, producción, pero (los candidatos) en su propuesta dicen que van a modificar el régimen impositivo, no están de acuerdo con la industrialización y dudan de la propiedad de los hidrocarburos”, aseguró ayer el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, en el programa El pueblo es noticia, que se difunde todos los domingos por los medios estatales.

El sábado, el presidente Evo Morales y candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS) a las elecciones generales del 20 de octubre, dijo que esta semana se activará una estrategia para rebatir los programas de gobierno que la oposición presentó ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

“Algunos candidatos decían: vamos a eliminar las rentas, que hacen daño a la economía (…). La próxima semana vamos a explicar plan por plan de la derecha”, indicó Morales en el acto de la proclamación del binomio oficialista en el municipio de Orinoca, Oruro.

Ayer, Sánchez cuestionó los planes de gobierno en el tema hidrocarburífero de los candidatos Mesa, Cárdenas y Ortiz, quienes hicieron propuestas que “implican un retroceso (en la nacionalización e industrialización de los hidrocarburos) y tendrán un efecto de subida en los precios de los combustibles”, que a la fecha son subvencionados por el Gobierno.

Explicó que en caso de que se cambiaran las actuales condiciones de administración, de gerenciamiento en la cadena de hidrocarburos del país, los postulantes a la silla presidencial no tendrían la capacidad de mantener los precios actuales de los combustibles.

En el caso de la propuesta de Carlos Mesa, que plantea “desarrollar un régimen fiscal que considere las características técnicas y tamaño de los reservorios y niveles de precios”, Sánchez expresó que eso significaría que el actual régimen impositivo no se mantendrá o “se volverá al 50/50 o se aplicará 82% para las empresas y 18% para el Estado boliviano”.

Respecto a la propuesta de Óscar Ortiz, la autoridad manifestó que el postulante se encuentra en una constante posición de crítica negativa de la actual gestión en hidrocarburos, “pero cuando fue director de una importante empresa que operaba en el país, Petrobras, no tomó ni una buena decisión en favor de los bolivianos; cuando pudo, no lo hizo. Ahora, dice que quiere cambiar la política de hidrocarburos en el país”.

Sobre Víctor Hugo Cárdenas, Sánchez señaló que él fue quien protagonizó el proceso de capitalización en Bolivia y su plan de gobierno pretende ir en esa misma línea, “de saqueo” de los recursos naturales por extranjeras y privatizar otra vez Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

“Cárdenas busca que los bolivianos dejemos de ser dueños de los hidrocarburos, que perdamos el control de manejo de la cadena de hidrocarburos, que no haya inversión ni crecimiento económico”, sostuvo el ministro Sánchez.

Valor de YPFB es de $us 20.000 MM

El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, afirmó ayer que el valor actual de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) es de $us 20.000 millones.

“Evo Morales recuperó (YPFB) con la nacionalización en $us 800 millones, hoy YPFB vale $us 20.000 millones sin contar las reservas”, recordó la autoridad. Además, aclaró que en la época de la privatización la petrolera estatal fue vendida “en tan solo $us 500 millones”.

Explicó que a la fecha las reservas gasíferas son de aproximadamente 11 trillones de pies cúbicos (TCF por su sigla en inglés). En el tema de inversión, dijo que entre 2006 y 2018 se consolidó $us 14.100 millones frente a los $us 5.500 millones entre 1992 y 2005. En exploración fue de $us 8.900 millones frente a los $us 3.700 millones. Además, Sánchez indicó que los réditos por la venta de los hidrocarburos alcanzaron $us 55.000 millones, de cuyo monto $us 38.000 millones fue para el Estado, $us 9.000 millones para las operadoras y el resto para el pago de servicios.