Ministro de la Presidencia asegura que en el 2025 Bolivia será la mayor potencia de Latinoamérica

Cambio.-Durante un encuentro con el histórico Sindicato de Amas de Casa, Jóvenes y Mineros de Huanuni (Oruro), que se llevó a cabo el jueves, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, afirmó que hasta el 2025 Bolivia tiene que convertirse en la mayor potencia de América Latina junto a Evo Morales como presidente. “Ese es nuestro destino”, sostuvo. 

Quintana consideró que el concepto de potencia tiene relación con el tamaño del país, de la población y de su economía, y que el objetivo de Bolivia  es desterrar las carencias en los servicios básicos, como señala la Constitución Política del Estado (CPE). 

“Hasta el 2025, queridos compañeros, vamos a desterrar este flagelo de la extrema pobreza, pero no solamente eso, vamos  a mejorar las condiciones y la calidad de vida como estamos haciendo ahora, vamos a mejorar el acceso a la salud, a la cobertura en agua potable, a la cobertura en gas, en energía”, señaló ante un auditorio de mineros, mujeres trabajadoras y jóvenes.

Explicó que, hasta el bicentenario, Bolivia, junto al presidente Evo Morales, reducirá la extrema pobreza a menos del 5%, lo que hará que sea el primer país de América Latina que destierre la pobreza para siempre y que ese será el patrimonio más importante de los bolivianos.

En este contexto, destacó que, en los últimos 13 años, el presidente Morales ha logrado sacar de los escombros al país y así ha demostrado al mundo cómo se hace una transformación en paz y en democracia.

“Esta es la gran obra del pueblo boliviano, la gran decisión colectiva del pueblo boliviano y del presidente Evo que es cambiar en democracia a través del voto, de la elección popular. No estamos aquí cambiando con fusiles, con ametralladoras, con violencia, estamos cambiando en democracia, apelando a la conciencia política de cada ciudadano. El 20 de octubre vamos a ir a definir si continuamos proyectando nuestra patria hacia el futuro o de lo contrario damos marcha atrás como el cangrejo”, sostuvo.

Recordó a los jóvenes de Huanuni que sus padres y abuelos (mineros) son el mayor legado de la lucha contra la dictadura y el imperio. Agregó que recién hoy ellos están empezando a cobrar su deuda social, su deuda histórica por la que tanto se sacrificaron.

“En este siglo XXI, después de casi 200 años de vida del país, nuestros trabajadores mineros recién cuentan con un Estado que los protege, que los quiere, que los respeta, que es capaz de darles protección social, salud, ingresos; que hace trabajar a los mineros, pero les devuelve su sacrificio con un buen salario, el mejor salario de toda la historia de la minería nacional y esto es gracias al presidente Evo, gracias al movimiento popular, al movimiento indígena”, señaló. 

Asimismo, afirmó que Bolivia se encuentra en un momento especial en el que los jóvenes viven en un Estado libre de injerencia extranjera, pues es la primera generación de hombres y mujeres que nacen libres y que pueden consagrar el sueño de ser profesionales.

“Antes (los jóvenes) ni siquiera tenían el derecho de llegar a la universidad y para llegar a una escuela o un colegio teníamos que esperar la bendición de una ONG, de algún padrino, de una mano caritativa (…) Ahora están protegidos por el Estado. Sus universidades tienen financiamiento, nuestras unidades educativas públicas son mejores que las privadas, los maestros hoy día reciben mejor salario en el sector público que en el privado. Tenemos un Estado más fuerte, vigoroso y digno que se hace respetar en todo el mundo”, aseguró. 

El Ministro de la Presidencia también se refirió al programa electoral presentado por el candidato de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, y explicó que en su documento pretende cambiar la matriz económica del Estado Plurinacional para pasar a una “economía verde”.

“Nunca hemos creído que nuestro modelo económico plural sea incompatible con el medio ambiente. Todo lo contrario, tratamos de buscar un equilibrio. Carlos Mesa y el gonismo fueron los máximos artífices de una economía dependiente, basada en la entrega de los recursos naturales a manos extranjeras y en el saqueo de la riqueza nacional”, sostuvo.

“El programa de Mesa dice que hay que cambiar la matriz económica de Bolivia y en los próximos 10 años hay que pasar del extractivismo a la economía verde. Esto quiere decir que hay que eliminar la explotación de la minería, por lo tanto, hay que hacer desaparecer a los mineros y convertirlos en jardineros, creyendo que plantando arbolitos vamos a hacer crecer la economía. Quieren hacer desaparecer la economía del hierro, del litio, del estaño, del wólfram, del zinc. No hay mayor impostor que aquel que predica lo que es incapaz de hacer”, sostuvo.