Ministro dice que la derecha boliviana es una «comparsa» de neoliberales y cómplices de represores

CAMBIO DIGITAL.- El ministro de la Presidencia, Alfredo Rada, rebatió ayer las críticas de los partidos y candidatos de la oposición al apoyo que brindó el presidente Evo Morales al mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro. Además, calificó a todo este grupo de políticos bolivianos como “una comparsa de la derecha”.

“Aquí hay una comparsa de la derecha”, dijo el Ministro en conferencia de prensa mostrando imágenes en referencia a las críticas al Jefe de Estado boliviano que hicieron por redes sociales candidatos como Óscar Ortiz, de la alianza Bolivia Dice No (21F); Carlos Mesa, del Frente Revolucionario de Izquierda (FRI), y otros políticos de la oposición, como Samuel Doria Medina y Jorge Tuto Quiroga.

“El señor Mesa, que cogobernó durante dos años con uno de los mayores genocidas de la historia democrática de nuestro país, Gonzalo Sánchez de Lozada, hoy nos habla de dictadura, de autoritarismo; el señor Carlos Mesa, que observó desde su oficina la masacre de febrero de 2003; el señor Mesa, que esperó que haya 40 muertos en octubre de 2003 para recién entonces alejarse de Sánchez de Lozada”, sostuvo Rada mostrando un mensaje en la cuenta de Twitter del postulante.

El exvicepresidente escribió en su cuenta de esa red social: “Probablemente el presidente Evo Morales cree en la legitimidad de Maduro, pero no puede hablar a nombre del pueblo boliviano que mayoritariamente repudia al gobierno dictatorial e ilegítimo de Venezuela”.

Rada también rechazó los planteamientos de Ortiz porque se trata de un representante nato de la derecha y que si eventualmente llegara a gobernar llevará adelante políticas de privatización, como se ve en algunos países de orientaciones neoliberales.

“En tal sentido, recortará (Ortiz) no sólo las políticas sociales, sino también los avances en políticas sociales que el pueblo boliviano ha logrado durante estos años, con su adhesión al Grupo de Lima”, organización de países que se opone a la asunción de Maduro como presidente de Venezuela.

En su cuenta de Twitter, Ortiz escribió: “El apoyo del presidente Evo Morales a la posesión de Maduro implica complicidad con una dictadura y mancha el nombre de Bolivia. Durante nuestro gobierno nos retiraremos de la ALBA y de Unasur y nos uniremos al Grupo de Lima para defender la democracia”. El titular de la Presidencia explicó que el Grupo de Lima, constituido en 2017, es una organización de gobiernos de “orientación conservadora y neoliberal”, varios de ellos promueven la apertura comercial bajo la forma de tratado de libre comercio, como Estados Unidos, y que, entre otros, tiene el objetivo de aislar a Venezuela. Tampoco tiene vinculación alguna con Naciones Unidas y por tanto no tiene atribución para reconocer o no la legitimidad de ningún país.

Afirmó que el ALBA es un organismo de integración entre varios países y que gracias a éste más de 700 mil personas aquejadas de enfermedades oculares en Bolivia se beneficiaron con el programa Operación Milagro. Mencionó otros beneficios, como la cooperación en áreas educativas y en la lucha y erradicación del analfabetismo.

En cuanto a Tuto Quiroga, quien también criticó al Presidente en las redes sociales, el Ministro de la Presidencia manifestó que este político cogobernó con uno de los “mayores dictadores del siglo XX en Bolivia, Hugo Banzer, su jefe, su mentor”.