Oficialistas y opositores condenan a promotores de la carta enviada a Trump para que intervenga Bolivia

La Razón Digital / Rubén Ariñez / La Paz.- Primero fueron los oficialistas que al unísono cuestionaron a la docena de legisladores opositores por pedir, a través de una carta, al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mediar ante organismos internacionales por el caso de la repostulación del presidente Evo Morales. Ahora también se sumaron a la condena los detractores de Samuel Doria Medina y Carlos Mesa.

Morales llamó este lunes “traidores a la patria” a los legisladores y activistas de la oposición que a principios de mes enviaron una carta al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidiéndole que interceda para evitar que vuelva a postularse a la presidencia de Bolivia.

“Pedir una intervención extranjera es traición a la patria, la derecha, como siempre, es traidora a la patria, no le interesa Bolivia, no le interesa las futuras generaciones. Lo que les interesa es, como siempre, un gobierno de castas, gobierno de oligarquías”, afirmó durante un discurso en Ivirgarzama, Cochabamba, al referirse a la misiva que se hizo pública la anterior semana.

En ella, los opositores piden al mandatario estadounidense “tenga a bien interceder en América Latina y evitar que Evo Morales vuelva a postularse a la Presidencia de Bolivia”, argumentando que existe una limitante constitucional y un referéndum que rechazó esa posibilidad, la que sin embargo luego fue autorizada por un fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP).

La carta fue enviada el 1 de abril y está firmada por la senadora Carmen Eva Gonzales y los diputados Amílcar Barral, Enrique Siles, Agustín Condori, Norma Piérola, Susana Campos, Cira Castro, Yeimi Peña, Rodrigo Valdivia, María Eugenia Calcina, Isabel Villca y Édgar Rendón.

Días antes había saludado que los opositores se “saquen la máscara” del entreguismo y alertó con otras maniobras para desprestigiarlo. Para el mandatario, es inentendible que “la derecha indigna”, “una derecha antipatria”, “una derecha sin civismos ni patriotismo” auspicie ese tipo de acciones.

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, los calificó de “sicarios”, “acotillas antinacionales” y “retrógrados”  a los legisladores.

Por su lado, el canciller Diego Pary dijo que es una vergüenza que la oposición “haya acudido a una consultora y abogados estadounidenses” para ese fin y rechazó cualquier intervención extrajera en asuntos internos del país.

Esto en alusión al estadounidense Christopher Gergen, presidente de Dark Horse Political, y a su vicepresidenta, la boliviana y pareja del primero Eva Sara Landau, quien participó de la lucha autonomista cruceña y que ahora vive en ese país en calidad de exiliada. Esa empresa gestionó la entrega de la polémica misiva.

Gergen fue parte del equipo de campaña del presidente estadounidense y su pareja una de las promotoras de la organización “Latinas for Trump”.

Pary y el presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, aseguraron, por separado, que en el grupo de opositores que envió la misiva a Trump varios firmaron sin conocer su contenido debido a que el texto estaba escrito en inglés.

A las críticas se sumaron los opositores Doria Medina y el expresidente Mesa.

El primero, en una entrevista con la red Unitel este lunes, dijo que fue un error asumir esa acción, que respeta lo que hagan los parlamentarios, “pero los problemas de los bolivianos los tenemos que resolver los bolivianos y eso los hemos sostenido de manera permanente”.

Mientras que el segundo usó su cuenta en Twitter para señalar que “la defensa del #21f es un imperativo. Hacerlo pidiendo los “buenos oficios” de #EEUU es inaceptable. No solo por su acción en #Bolivia en el pasado, sino porque victimiza al gobierno, verdadero responsable de la burla al voto popular y de los candidatos ilegales” (Sic).

Ante la ola de críticas, uno de los firmantes, Barral, anticipó que “estamos pensando muy seriamente retirar nuestra firma de esa carta”.