Opositores a Evo no logran paralizar Bolivia y sólo movilizan a 5.000 personas en un país de 10 millones

La Paz, 6 dic (ABI).- El ministro de Gobierno, Carlos Romero, informó el jueves que los comités cívicos y dirigentes políticos que se oponen a la candidatura del presidente Evo Morales, para los comicios de 2019, no lograron paralizar el país con un paro convocado hace dos meses y apenas lograron movilizar -dijo- a unas 5.000 personas a nivel nacional.

En una evaluación de la primera media jornada del paro, Romero reportó normalidad en las actividades productivas, comerciales y de servicios, “a excepción de algunos de gobiernos municipales o gobernaciones”.

“Tenemos que a nivel nacional se han desplegado en total un aproximado de algo más de 5.000 personas”, precisó en una conferencia de prensa en la ciudad de La Paz.

En ese marco, Romero reprobó esa medida convocada por “líderes de partidos políticos, comités cívicos funcionales a la oposición y plataformas ciudadanas que convergen con las acciones de la derecha”.

Identificó entre ese grupo de oposición a los candidatos a la presidencia Carlos Mesa y Víctor Hugo Cárdenas; el alcalde de La Paz, Luis Revilla; y los gobernadores de Santa Cruz y Tarija, Rubén Costas y Adrián Oliva, respectivamente, todos detractores de la repostulación de Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera.

De acuerdo con Romero, ese paro también fue convocado por del Consejo Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) y el rector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Waldo Albarracín, y algunas plataformas ciudadanas denominadas ’21F’.

Dijo que en La Paz y Santa Cruz se registró la mayor cantidad de personas movilizadas.

“En Santa Cruz 4.000 personas movilizadas en 45 puntos que básicamente han tomado el segundo anillo, han partido la ciudad en dos”, dijo al informar que en las demás capitales de departamento sólo se registraron bloqueos esporádicos con poca participación de personas.

Romero agregó que en el área rural las actividades son normales, las carreteras se encuentran expeditas y que el transporte terrestre y aéreo opera como de costumbre.

En cuanto a la marcha que llegó de la localidad intermedia de Konani a La Paz, dijo que está compuesta por unas 90 personas, a la cual se sumaron otras 400 en la ciudad de El Alto.

En tanto que la marcha que llegó a La Paz desde los Yungas está conformada por al menos 40 personas.

El martes último, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) habilitó al binomio Morales-García Linera y otros siete de partidos políticos de la oposición para las elecciones primarias y generales de 2019.

El TSE sustentó esa decisión en un fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional que a finales del 2017 legitimó la repostulación de autoridades nacionales y subnacionales en sujeción a tratados e instrumentos internacionales en materia de derechos humanos y reconocidos por la Constitución Política del Estado (CPE).

La oposición sostiene que el 21 de febrero del 2016 un referéndum rechazó modificar el artículo 168 de la CPE, para una segunda postulación continua del presidente y vicepresidente, y convocó a la población a movilizarse en contra del TSE.

Gobierno cifra en 5.000 los movilizados por el paro y dice que las actividades son normales

El cálculo fue realizado por el ministro de Gobierno, Carlos Romero, durante una evaluación de la primera media jornada del paro cívico contra la repostulación. Los bloqueos en varios puntos del país persisten.

Bloqueo en la plaza central de Sucre. Foto: Yuvert Donoso

Bloqueo en la plaza central de Sucre. Foto: Yuvert Donoso

La Razón Digital / Ángel Guarachi / La Paz.- Con base en reportes oficiales, el Gobierno aseguró que las actividades laborales y productivas en el país son normales y que solo unas 5.000 personas se movilizaron hasta el mediodía de este jueves para rechazar la repostulación del presidente Evo Morales, la mayoría de ellos en Santa Cruz. Autoridades del Ejecutivo han calificado las protestas como una medida política.

“Podemos señalar con toda contundencia que el país está trabajando con normalidad, viviendo una jornada normal (…) esperamos que se mantenga así a lo largo de la jornada y saludamos la vocación de trabajo”, señaló el ministro de Gobierno, Carlos Romero, en referencia a la jornada de paro que convocaron grupos detractores a la repostulación del presidente Evo Morales.

“Se ha convocado a un paro cívico nacional, pero en realidad estamos en presencia de una movilización política (…) a nivel nacional se ha desplegado algo más de 5.000 personas”, afirmó.

Aseguró que “las actividades productivas son prácticamente normales y los servicios, a excepción de algunos públicos de gobiernos municipales y gobernaciones de oposición, están funcionando con normalidad, el trasporte está funcionando con normalidad”.

Ese criterio fue respaldado por el ministro de Trabajo, Empleo y Previsión Social, Héctor Hinojosa, quien también aseguró que todas las actividades son normales.

“Un paro debe paralizar las actividades productivas, el sistema financiero, el transporte, en fin, la actividad del Estado, (pero) todo eso es absolutamente normal. En nuestro país no existe un paro”, señaló el titular de Trabajo.

Sin embargo, desde tempranas horas de la mañana, ocho capitales de Bolivia amanecieron con protestas contra la repostulación del binomio oficialista.

La circulación de vehículos fue dificultosa en varios barrios de distintos puntos del país y se registraron amagos de enfrentamientos entre movilizados y la población que exigía que les dejen trabajar. Esa situación fue una constante hasta pasado el mediodía, según reprotaron medios de televisión.

Hinojosa identificó a las alcaldías y gobernaciones de Santa Cruz y Tarija y La Paz se “obligaron” a los funcionarios a paralizar las actividades.

Mientras que su colega Romero apuntó como promotores de las protestas a los candidatos a la presidencia de las alianzas Comunidad Ciudadana Carlos Mesa y de Bolivia Dice No Oscar Ortiz; y al postulantes de Unidad Cívica Solidaridad (UCS) Víctor Hugo Cárdenas.

También precisó que detrás de los bloqueos estaban autoridades regionales como el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, el gobernador de Tarija, Adrián Oliva; y los alcaldes de La Paz, Luis Revilla; y de El Alto, Soledad Chapetón; al líder opositores Samuel Doria Medina y los comités cívicos de Santa Cruz y Chuquisaca a los que les restó su nivel de representatividad.

Dijo que en La Paz, por ejemplo, bloquean unas 1.000 personas de las cuales un 50% son trabajadores de la Alcaldía Municipal; en Alto hubo un bloqueo esporádico que se despejó.

Romero minimizó insistentemente las movilizaciones y precisó que en Cochabamba 130 personas bloquean en 30 puntos de la zona norte, mientras que en Tarija hay solo 18 personas que obstaculizan el tráfico en similar cantidad de puntos. En Chuquisaca hay 10 sectores bloqueados que involucran a unas 190 personas, aseguró.

En el caso de Santa Cruz, añadió el titular de Gobierno, están movilizadas unas 4.000 personas en 35 puntos de bloqueo que se concentran en el Segundo Anillo y han divido la ciudad en dos.

“Podríamos decir que en realidad dos tercios de la gente movilizada en este paro político corresponde a Santa Cruz del total nacional, es decir, en el único lugar donde el paro convocado por estos dirigentes ha logrado paralizar la ciudad es en Santa Cruz”, afirmó.