Renuncia de candidato vicepresidencial deja desconcertada a la oposición boliviana a 100 días de elecciones

La Paz, 12 jul (ABI).- La renuncia del senador y candidato a la Vicepresidencia de la alianza Bolivia Dice No, Edwin Rodríguez, dejó desconcertada el viernes a la oposición boliviana, que se enfrascó en acusaciones recíprocas sobre traición y corrupción a 100 días de las elecciones generales.

«Esta es una actitud de traición y deslealtad. Quién ha promovido que vayamos adelante con la alianza Bolivia Dice No, también ha sido el senador Edwin Rodríguez, pero ahora nos dice todo lo contrario. ¿Por qué será? ¿Por qué se actúa así? ¿Qué nos está pasando?», afirmó el diputado de Demócratas, Gonzalo Barrientos.

Con su renuncia, Rodríguez dejó solo a su colega y candidato presidencial Óscar Ortiz, también de Demócratas, que había logrado -según Barrientos- unas 50 alianzas con organizaciones ciudadanas para fortalecer la militancia de Bolivia Dice No.

«Hoy han vuelto a aparecer las viejas mañas de la vieja política, de aquellos tiempos en los que se compraban y vendían candidatos», denunció el gobernador de Santa Cruz y líder de Demócratas, Rubén Costas.

Rodríguez justificó su sorpresiva salida de la carrera electoral por la estrategia electoral «unilateral» de Demócratas y aseguró que su decisión ayudará a conformar un frente único para enfrentar al presidente Evo Morales, que busca la reelección para el período 2020-2025.

La dimisión de Rodríguez se suma a la renuncia del expresidente Jaime Paz Zamora, hasta hace unas semanas candidato a la Presidencia por el Partido Demócrata Cristiano (PDC).

Entre tanto, los aliados del candidato presidencial Carlos Mesa llamaron a los otros frentes opositores a seguir los pasos de Rodríguez y Paz Zamora para dejar que la alianza Comunidad Ciudadana (CC) quede frente a frente con el oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS) el próximo 20 de octubre.

«El único candidato que es capaz de realmente poder ganar las elecciones es Carlos Mesa, creo que es el momento de que dejen de pensar en sus intereses personales, partidarios y renuncien pensando en el país», dijo la diputada de Demócratas, Fernanda San Martín.

Por su parte, Ortiz acusó a Rodríguez de traición y de vender su postulación a la Vicepresidencia a los intereses de otros partidos de la oposición.

«Quiero compartir mi sorpresa total y expresar mi profunda convicción de que este episodio sólo puede ser interpretado, desgraciadamente, en términos económicos (…). No voy a permitir que un nuevo acto corrupto impida esta candidatura, ahora voy solo, voy a redoblar el esfuerzo», puntualizó.

Para el oficialismo, la población boliviana ha sido testigo, en las últimas semanas, de episodios que muestran la «debilidad» y la «crisis» de los detractores de la reelección de Morales.

«El Movimiento Al Socialismo tiene al frente una oposición bastante desorganizada, una oposición que solamente se junta en etapas electorales y con un solo fin, cuotear algo de poder con fines estrictamente personales. La oposición, en todos sus colores, no tiene la capacidad de armar estructura, no tiene la capacidad de platear un programa de gobierno», señaló la diputada oficialista Valeria Silva.

El próximo 20 de octubre más de 6 millones de bolivianos acudirán a las urnas para elegir al presidente, vicepresidente, senadores y diputados.

CRISIS EN LA OPOSICIÓN TRAS LA DIMISIÓN DE EDWIN RODRÍGUEZ

Óscar Ortiz y Edwin Rodríguez, senadores y candidatos de Bolivia Dice No, en una reciente conferencia de prensa.
Foto: Gonzalo Jallasi

Redacción central / Cambio.- La renuncia irrevocable del candidato a la vicepresidencia Edwin Rodríguez sorprendió a la alianza Bolivia Dice No, aunque Óscar Ortiz anunció que irá solo. La decisión fue valorada por Comunidad Ciudadana, de Carlos de Mesa, y para el ministro de Comunicación, Manuel Canelas, es un reflejo de que “la oposición lleva 13 años de crisis”.  

Canelas dijo que después de estas renuncias se ven “diferentes episodios que muestran la debilidad de las alternativas de la oposición”.

En conferencia de prensa efectuada en la ciudad de Potosí, el senador dijo que decidió aceptar la solicitud del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), valorar el respaldo unánime de su partido, el MOP (Movimiento Originario Popular), y presentar su “renuncia irrevocable a la candidatura a la vicepresidencia por la alianza política electoral denominada Bolivia Dice No”.

En la carta dirigida al Tribunal Supremo Electoral (TSE), expresa su convencimiento de “que esta acción patriótica servirá para contribuir a la unidad de la oposición”.

También acusó al Movimiento Democrático Social (MDS), del gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, de implementar una estrategia política que cuestiona, critica y ataca al candidato de Comunidad Ciudadana (CC), el expresidente Carlos de Mesa (2003-2005), “en lugar de interpelar, cuestionar y atacar al ilegal e inconstitucional binomio oficialista”. 

Rodríguez considera que la “estrategia electoral unilateral de Demócratas, partido de Ortiz, tiende a dividir a la oposición, restar votación a Comunidad Ciudadana y facilitar al binomio oficialista, que pretende obtener una distancia electoral mayor al 10% del segundo más votado y así ganar en la primera vuelta”.

REACCIONES
Casi de inmediato, Comunidad Ciudadana, mediante un comunicado, valoró la renuncia de Rodríguez porque considera que contribuye “a clarificar las opciones políticas” y “hoy Bolivia debe decidir si después de 13 años desea permanecer en el camino del abuso de poder del MAS o quiere un nuevo rumbo hacia un mejor país. Esta es una elección entre esas opciones”.

El líder de los Demócratas, Rubén Costas, en una declaración desde Santa Cruz, calificó de lamentable la actitud del candidato a la vicepresidencia.

“Todos intuimos las razones que llevaron a Edwin a traicionar su compromiso con Bolivia y con los bolivianos, lo único que queda claro es que hay otros intereses detrás de esta renuncia. Hoy han vuelto a aparecer las viejas mañas de la vieja política, de aquellos tiempos en los que se compraban y vendían candidatos, de aquellos políticos que compraban lo que no convencían”, expresó Costas.

Asimismo, indicó que los mercaderes de la traición están entre aquellos que se asustaron con el crecimiento de la candidatura de Ortiz. 

En opinión de Costas, la renuncia de Rodríguez no tiene ninguna validez formal, “es solo una acción política que persigue favorecer las opciones del MAS y de Comunidad Ciudadana, descabezando la única opción viable del NO”. Le pide a Ortiz que continúe porque Bolivia Dice No seguirá adelante.

En tanto, Ortiz afirmó que la renuncia de Rodríguez tiene un carácter simbólico y que “en ningún caso responde a una discrepancia previa (…) Edwin y yo hemos coincidido en la construcción de la candidatura, en la formulación de las líneas de acción que dieron lugar a estos seis meses de campaña”.

Reiteró que no tuvo ninguna desavenencia ni conocimiento alguno sobre su intención de renunciar, y anunció que continuará con su candidatura, “tengo las cuentas claras y las manos limpias (…) Ahora voy solo, vamos a redoblar el esfuerzo”.