Trece pilares fijan la ruta del desarrollo de Bolivia hasta 2025

Por Freddy Grover Choque C. / Cambio.- Los 13 pilares de la Agenda del Bicentenario, que planteó el presidente Evo Morales, son la ruta para alcanzar el progreso y desarrollo de Bolivia hasta 2025, destacó la ministra de Planificación, Mariana Prado.

El Jefe de Estado socializó el domingo los logros de su gestión y los nuevos proyectos para fortalecer el desarrollo que registró Bolivia en los últimos 13 años, en los que lideró el crecimiento económico en Sudamérica, y destacó la Agenda del Bicentenario, que plantea 13 pilares de la “Bolivia digna y soberana”.

Señaló que la tarea fundamental, a partir de la fecha, es construir, con claridad, los pilares fundamentales para levantar una nueva sociedad y un Estado “más incluyente, más participativo, más democrático, sin discriminación, sin racismo, sin odios ni división, como manda la Constitución”.

En ese contexto, la Ministra de Planificación, en diálogo con medios de comunicación, mencionó que la principal meta hasta 2025 —que ya fijó el Presidente— es reducir la extrema pobreza hasta 5%, que se logrará con la participación de la población y planificación de nuevas políticas sociales.

A ello, indicó que este trabajo debe estar acompañado con la generación de más fuentes de empleo, una educación inclusiva con proyecciones de desarrollo, cobertura total de los servicios básicos, mejores prestaciones en salud, acceso a la vivienda, entre otros factores sociales que serán fundamentales para alcanzar este objetivo.

“El corazón de nuestro proceso es la población, nuestros trabajadores, pero como Gobierno debemos generar un equilibrio con quienes crean fuentes de empleo, ingresos económicos y excedentes: los empresarios, que en este último tiempo se convirtieron en aliados estratégicos para impulsar y ejecutar proyectos productivos y de industrialización de los recursos naturales”, apuntó Prado.

Resaltó que Bolivia incursionó en otros espacios innovadores, como el litio, urea, etanol y biodiésel, que permitirán ampliar la frontera agrícola del país y generar excedentes para la exportación.

Motores del progreso

De acuerdo con la presidenta de la Cámara de Senadores, Adriana Salvatierra, la nacionalización de los hidrocarburos, medida asumida el 1 de mayo de 2006, fue el paso fundamental para el impulso y desarrollo económico de la nación hasta consolidar la industrialización del gas natural con la conclusión y funcionamiento de la Planta de Urea y Amoniaco, en Cochabamba, y la Planta Industrial de Cloruro de Potasio, en el salar de Uyuni, Potosí.

Como resultado de esta política, el tamaño del Producto Interno Bruto (PIB) registró un crecimiento histórico entre 2005 y 2018 (pasó de $us 9.574 millones a más de $us 40.885 millones) que posicionó a Bolivia como la economía de mayor crecimiento en Sudamérica por seis años.

“En estos 13 años de gobierno, iniciamos el proceso de industrialización para que el Estado Plurinacional juegue un papel protagónico en la región y genere nuevas matrices energéticas que en los próximos años se disputarán los grandes mercados”, enfatizó Salvatierra en entrevista con Bolivia TV.

 Otro elemento —afirmó— son los proyectos de energía eléctrica, que garantizarán la cobertura total del territorio nacional y la generación de excedentes para la exportación.

De acuerdo con el presidente Morales, la oferta de energía eléctrica de Bolivia subirá a 6.000 megavatios (MW) hasta 2025 con la ejecución de importantes proyectos termoeléctricos, eólicos e hidroeléctricos.

El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, manifestó que hasta 2025 se proyecta duplicar las reservas de gas natural de 10,7 a 20 trillones de pies cúbicos (TCF, por su sigla en inglés) debido a que se encaran varios proyectos de exploración y perforación de pozos. 

Además, detalló que nueve de cada 10 bolivianos tendrán acceso al gas domiciliario gracias a la capacidad de inversión que tiene el Estado.

“Agenda insuperable”

El vicepresidente Álvaro García Linera afirmó que la Agenda del Bicentenario es “insuperable” ante la falta de propuestas de la oposición.
“Esto muestra que el proyecto patriótico es insuperable en términos de garantizar el desarrollo, crecimiento, bienestar e igualdad para nuestra querida patria”, señaló a los periodistas. 

Explicó que entre los desafíos que se afrontarán en los siguientes años está la lucha contra la pobreza, la universalización de los servicios básicos, el acceso a la salud y educación gratuita, telecomunicaciones, seguridad alimentaria, desarrollo del sector productivo, entre otros.
“El Presidente expone en varios actos, punto por punto, los ejes del futuro de Bolivia, el único existente. Fuera de lo que este proceso está haciendo y proyecta hacer, nadie nos expuso otras propuestas”, remarcó.

El viceministro de Presupuesto y Contabilidad Fiscal, Jaime Durán, expresó que los 13 pilares son el “horizonte” para generar mecanismos de desarrollo.

Destacó que a diferencia de la etapa neoliberal, en la actualidad, los bolivianos cuentan con un Estado que planifica, invierte y redistribuye la riqueza entre la población. En ese punto, refirió que hasta hace algunos años, Bolivia era considerado el país más pobre de la región y del mundo, pero ahora esa visión cambió, pues la pobreza bajó del 38% al 15%.  

“Bolivia se encamina en la senda del desarrollo. Estos resultados se alcanzaron por cambios estructurales en lo social, económico y político”, agregó la autoridad.